Viajes por el Mundo

CATAROS

TERMES

TERMES

_

Incluso si el visitante pasa cierto, tiempo de recogimiento entre las ruinas de Termes es difícil imaginar el poderío de los caballeros de este lugar. Durante años los caballeros de Termes disputaron a la abadía de Lagrasse la posesión de las Corbieres, mas exactamente, de sus minas. Es del subsuelo y no de la agricultura que Vivian los caballeros de Termes y de donde obtenían su riqueza y su poder. En el corazón de las Corbieres, en la cima de un altiplano protegido en sus tres cuartas partes por el desfiladero donde corre el Sou, afluente del Orbieu, se levanta el castillo de Termes o lo que queda de el. Entre el caos que presentan sus ruinas se distinguen tanto la forma de la construcción primitiva como sus defensas.


_

Estaba constituido por dos fortificaciones separadas entre si por unas lizas. En el centro se encontraba el, castillo. De esta construcción no queda casi nada: un pedazo de muralla con una ventana cruciforme, un contrafuerte que debía servir de apoyo a una atalaya no lejos de la poterna norte y en el medio de la pared del oeste, unos conductos verticales que desembocaban al exterior detrás de dos arcos en cimbra, lo que quizás había sido el matacán, aunque quizás la hipótesis de que fueran las evacuaciones de las letrinas puede ser mas acertada. Ya en 1110 se menciona en los escritos el castillo de Termes. Durante la cruzada contra los Albigenses el castillo pertenecía a Raymundo el viejo era un opositor feroz a las cruzadas del rey de Francia.


_

Su castillo solo sucumbe después de cuatro meses de sitio, derrotado mas bien por falta de agua y la enfermedad que por falta de bravura y coraje para resistir. El 23 de noviembre de 1210 Simón de Montfort instala en el castillo a uno de sus compañeros, Alain de Roucy. En 1224 Amaury de Montfort, derrotado, decide ceder el castillo al arzobispo de Narbona. Cinco años mas tarde Termes es anexado a la corona de Francia. Un caballero y una guarnición de 12 hombres lo ocuparan durante cuatro siglos. Una vez que pierde su interés militar, es abandonado y sirve de refugio a bandas de asaltantes de camino. Es finalmente destruido por orden real en 1653, a base de descargas de explosivos.