Viajes por el Mundo

CATAROS

FOIX

FOIX

_

El inmenso peñasco que domina el confluente del Ariege y del Arget es incontestablemente el lugar ideal para controlar las vías de comunicación de ambos ríos. Este sitio en efecto permite dominar al norte el Pas de la Barre y al sur el valle de Ariege, que se extiende hasta Andorra y permite el acceso a España. El primer conde de Foix, Roger Bernard, hijo menor de Roger le Vieux, conde de Carcasona, decide, hacia 1202, la construcción de una fortificación en este emplazamiento. Antes de esta fecha, eran los abades de St. Volusien, vasallos de los condes de Carcasona, quienes eran los señores de Foix.


_

No hay mención alguna de construcciones en este lugar antes de la mitad del siglo XIII. El primer documento escrito es de Roger IX de Foix que afirma (1241-1265) que el castillo tiene ya dos torres almenadas unidas al recinto. La torre redonda, situada al sur, fue edificada solamente en el siglo XV. Tiene 34 metros de alto y como esta construida sobre un declive, esta sostenida por un importante arco abovedado. Si examinamos el sitio podemos observar que estaba defendido por dos recintos y que una importante barbacana defendía su entrada. La ciudad se extendía al pie del peñasco y estaba protegida por unas murallas que la unían a las defensas naturales, los ríos. Estas murallas recorrían lo que ahora se denomina la alameda del Vilotte. En el siglo XIV se firma la alianza del condado de Foix con el de Bearn, quitándole así a la fortaleza su papel de capital única, ya que los caballeros de Foix no residían únicamente sobre las riberas del Arget.


_

El castillo conserva su vocación de residencia hasta fines del siglo XVI, periodo en que deja de tener una función militar. Cuando el Cardenal Richelieu decide la destrucción de todas las plazas fuertes del Mediodía de Francia, Foix fue dispensado gracias a su situación estratégica dominando la ruta a España. A comienzos del siglo XVIII el gobierno de la provincia se instala en sus muros. Pero durante la Revolución Francesa el castillo es transformado en cárcel. Napoleón dono el castillo al departamento del Ariege, lo que le hace perder esa triste función. Se establece un proyecto de remodelación del edificio para destinarlo a la defensa. Pero este proyecto es abandonado rápidamente. comienza para el castillo un largo periodo de olvido y abandono. Finalmente en 1886 comienzan los trabajos de restauración. Se demuelen las chozas y casitas adosadas a las murallas. Los trabajos están dirigidos por un alumno de Viollet-le-Duc, Paull Boewiwald. El castillo de Foix retoma su carácter de -fantástico, fabuloso-, segur los adjetivo Michelet. Los condes de Foix nunca fueron ordenados -perfectos- cataros pero numerosos miembros de la familia señorial y no de menor rango. como hermanas o esposas, recibieron el consolamente. Razones familiares solamente explican la participación de los condes de Foix en las cruzadas contra los Albigenses. Los condes eran ardientes defensores de su país y sus derechos y de la soberanía del Mediodía de Francia. Así lo probaron numerosas veces, en particular durante la batalla de Montgey y de San Martin de Lalande. Los caballeros de Foix eran buenos militares y sus cualidades de estrategas pusieron en jaque mas de una vez a Simón de Montfort. Finalmente, durante el concilio de Letrán en 1215, Simón de Montfort mediante una estratagema diplomática, se hace dueño del castillo. Instala una guarnición fiel al rey de Francia, pero Raymond Roger, conde de Foix, recupera rápidamente su bien.