• Honoré de Balzac

  • Un viajero no ve nada a fondo: su mirada resbala sobre los objetos sin penetrarlos.