Viajes por lugares

ESPAÑA

Pirineos

Monte Perdido

Pineta - Collado de Anisclo - Cañón de Añisclo - San Úrbez, Travesía

La ascensión se puede iniciar desde dos sitios:
1: Desde el mismo aparcamiento de Pineta, donde esta el parking, la zona de acampada libre (de pago, pero muy barato), oficina de información, y el Parador Nacional. Desde aquí cogeremos el sendero del GR-11 donde descenderemos ligeramente durante 45 min. por un camino precioso hasta el comienzo de la subida, la cual se ve claramente por estar marcada.

2: Desde el refugio de Pineta (1.240 m), que esta a dos kilómetros antes de la zona antes citada. En el mismo refugio hay señalización que permite atravesar el valle perpendicularmente, por el cauce seco del río, hasta encontrarnos 10 min. mas tarde con el GR-11, justo donde comienza la subida.
Vista de la paredona por donde vamos a subir al collado
La subida en cuestión comienza sin tregua por una pendiente bastante fuerte a través de un bosque precioso mas o menos 1 hora. El camino en este tramo es cómodo. Mas adelante, el camino se hace a través de una pendiente fortísima por roca, con pequeñas trepadillas que te hacen perder el ritmo y cuya subida te hace ganar mucho desnivel durante dos horas mas, hasta llegar al collado de Añisclo (2.460 m - 1.220 de desnivel).
Impresionante recorrido hacia el collado
Desde aquí se divisa el inicio del cañón, con modestos arroyos.
Collado de Añisclo
Al fondo, se podrá ver la zona donde haremos noche, en Fuenteblanca, que nos costara bajar (parece que esta cerca, pero no) 1h 15 min por el sendero del GR-11 y un camino bastante cómodo.
Empezamos el descenso
Fuenteblanca (1.680m) hay posibilidad de poner la tienda, vivaquear o dormir en una cabañita (estas dos últimas siempre y cuando lo pilles a tiempo). Pero es un lugar idílico por las pozas que crea el riachuelo, y también porque un poco más arriba hay una surgencia de agua con una caída de varias decenas de metros.
Arriba vamos dejando el collado
Desde este lugar, Si tomamos el GR-11 hacia la derecha según bajamos (oeste) llegaríamos al refugio Góriz. Si tomamos el GR-11 a la izquierda (NNE) llegaremos al día siguiente, tras fuerte y larga bajada por el cañón de Añisclo.
Fuenteblanca
Vivac debajo de la enorme roca
El cañón de Añisclo, es uno de los cuatro valles que tienen al Monte Perdido en su cabecera. Es un largo y estrechísimo desfiladero con orientación norte-sur, recorrido por el río Bellós. El gran desnivel entre el punto más bajo y el más alto, junto con la alta humedad, crean un clima único donde la vegetación es variadísima y muy frondosa, por lo que andarlo es una completa delicia.
Cascadas bajando de Fuenteblanca
Al día siguiente, descendemos por una zona angosta llamada Los Estrechos, donde podemos encontrar estupendas cascadas, hasta una pasarela que cruza el río.

Siguiendo descendiendo buen rato, ahora ya con arbolado, se llega a la Ripareta (1420m), pequeña pradera a nivel del río en una de las pocas partes que el cañón se abre un poco. Por el oeste vemos un barranco que se une al de Añísclo, llamado de la Pardina.

La senda discurre a lo largo del cañón, en bajada constante, atravesando un precioso bosque. Se aleja y acerca al cauce del Bellós, que siempre se oye. Hay varias cascadas, y en los remansos se forman pozas donde al agua aparece de diversos tonos verdes que sorprenden al caminante.
Entrando a la zona de bosque
Más adelante se llega al puente Sagún, donde acaba la senda y comienza una pista ancha que va al lado del río.
Siguiendo el camino, nos encotraremos con la ermita de San Úrbez, construida sobre la misma roca y pronto cruzamos el río por el llamado Puente de San Úrbez (980 m). Cerca de allí llegaremos a la carretera donde hay una pequeña zona de aparcamiento. Habremos tardado desde Fuenteblanca unas 4 horas en bajar.
Rio Bellós que nos acompaña en el descenso del cañón.
Ermita de San Úrbez
Aguas cristalinas y de tonos imnumerables