Viajes por lugares

ESPAÑA

Picos_Europa

Andara

Morra de Lechugales (2.441 m)

Considerada la cima más alta del Macizo de Andara. El itinerario que vamos a seguir es desde el Jito de Escarandi, puerto que se sube desde Sotres. En este alto, a la derecha, podremos aparcar en una gran explanada. Cogemos una pista que sube suavemente, y nos dejará, después de 1h y 30 min. En el Casetón de Andara, donde al lado podremos ver explotaciones mineras, con vagón de exposición incluido. Este refugio, aunque rústico, es muy agradable y es una buena opción para pasar la noche si no se quiere hacer la ascensión en el día.
Dejando el aparcamiento
A la derecha del refugio seguimos una pista que sube hasta el Collado de la Aldea, donde hay una charca que cada vez va a menos. Para no despistarnos de las diversas pistas, seguimos de frente, siguiendo una manguera que abastece de agua al refugio, hasta enlazar con el antiguo camino de las minas de la Providencia, y posteriormente a las Vegas de Andara. Aquí encontramos una pista muy evidente que dibuja una gran curva.
El emblemático Casetón
Torcemos a la derecha y, cuando alcanza la base de la peña, dejamos la pista subiendo la loma por una senda marcada con mojones dirección a un empinado canalón –El Callejón (SSO)– que hay a la izquierda del Castillo del Granjal. Tras superarlo, el sinuoso camino trepa hasta el collado del Mojón (3h.00’), entre La Rasa de la Inagotable y el pico Granjal de Abajo.
Dejando el Casetón a lo lejos
La senda desciende por la vertiente de Valdebaró, gira a la derecha y rodea por el sur el Granjal de Abajo hasta una horcada. Desde ésta continuamos unos metros por la cresta (SO) y accedemos a una loma más suave. La senda se dirige por la izquierda hasta el hoyo del Evangelista, pero antes de llegar a él, a la derecha, tomamos un sendero balizado, todo de roca, que pasa junto a la cumbre del Granjal de Arriba.
Canal por donde hay que seguir
El camino cruza un collado en la cresta, entre la Pica de Jierru y la Morra, y vuelve a la vertiente del Evangelista para alcanzar (SSE) otro collado, éste entre el Lechugales y Silla Caballo (4h.00’). Nos dirigimos ya hacia la mesa cimera, encaramándonos al espolón (I) con el fin de alcanzar desde allí de nuevo la arista de la Pica y llegar a la base de la Morra. Su cara NO ofrece la única vía de acceso, una especie de grandes escalones naturales en una fisura vertical de unos cuatro metros por la que trepamos (III-) para alcanzar poco después el buzón cimero (4h 30 min. – unas 8h ida y vuelta).
Por fín, la cumbre