Japón: Vigésimo cuarto día

Vigésimo cuarto día. Hoy vamos de excursión fuera de Kyoto. Nos vamos a Himeji a ver su espectacular castillo, Patrimonio de la Humanidad. Para eso, cogemos un Shinkansen (el tren bala) y en una hora estamos allí. El castillo es enorme y bonito. Permite subir hasta arriba del todo a través de empinadas escaleras. El billete de entrada al castillo da la opción de incluir los jardines de Koko-en. Merece la pena los nueve jardines que hay dentro de un recinto, cada uno con su personalidad. Desde aquí se puede divisar alguna torre del castillo.

A la vuelta, dirección Kyoto, paramos en Kobe para comer su preciosa carne, con la gran sorpresa que el 90% de los restaurantes no abren al mediodía, solamente dan cenas. Aún así ha habido suerte y hemos podido comerla. Exquisita y sabrosa, pero que me perdonen los dioses y los gurús gastronómicos, me gustó más la de Takayama llamada de Hida. Ahí queda eso.

Castillo de Himeji

Jardines de Koko-en

Comiendo en Kobe carne de Kobe