Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Pike, Zebulon M. (1.779 - 1.813)

Nacido en el estado de New Yersey, Zebulon M. Pike fue uno de los pioneros de la exploración interior de una buena parte de lo que hoy es considerada como los Estados Unidos de América. Al servicio del Gobierno americano dirigió varias expediciones y así, en 1.805, comandando un grupo de veinte hombres, salió en busca de las fuentes del Mississippi, así como con el encarga de negociar un tratado de paz con las tribus indias que en este viaje pudiera encontrar y hacerse con los derechas de todas estas posesiones.

Pike y su grupo recorrieron más de dos mil millas, tanta a través de cursos fluviales como a pie, desde ST. Louis hasta el norte de Minnesota. Equivocadamente, en este viaje pensó que había descubierto las fuentes del poderoso río cuando alcanzó el lago Leech. En 1.806 dirige otra expedición hacia el territorio de Louisiana, con la arden de explorar Arkansas y el Río Rojo, además de obtener información sobre los dominios que en esta zona tenía la corona española. En ese viaje trata de alcanzar infructuosamente un pico en Colorado que más tarde recibirá su nombre.

En el norte de Nuevo México es capturado por oficiales españoles que le acusan de entrada ilegal en sus posesiones. Todo lo que llevaba consigo (planos, mapas, notas...) es confiscado por las autoridades españolas que tras mantenerlo durante un tiempo en la cárcel, finalmente le expulsan por la frontera de Louisiana. Sus publicaciones de la última expedición hablan de una situación de extrema debilidad del imperio español en esta parte del mundo y de la rentabilidad que puede ocasionar desde el punto de vista económico iniciar líneas de relación comercial con México.

Zebulon M. Pike también ayudó a establecer el mito de la "gran America desierta" que retrasó la puesta en marcha de los Grandes Planes. Pike murió en el transcurso de los enfrentamientos que se produjeron en la guerra de 1.812, en la batalla de York, a consecuencia del estallido de una bomba.

Fuente: Txema García