Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Peary, Robert Edwin (1.856 - 1.920)

Robert Edwin Peary. Este ingeniero de la marina estadounidense pasará a los anales de las expediciones polares por su enconada polémica con su compatriota Frederick Cook, con el que pugnó a principios del pasado siglo por ver quién alcanzaba primero el Polo Norte geográfico. Apoyados por sendas iniciativas de grupos de industriales norteamericanos, ambos se lanzaron a la conquista de un punto cuya localización resultaba muy complicada para los limitados instrumentos con que se contaba en aquella época, sobre todo teniendo en cuenta que el ártico - al contrario que la Antártida - es un océano de hielo compacto y de témpanos que giran continuamente. Con unos pocos días de diferencia, los dos reivindicaron haber alcanzado el Polo. Uno (Peary) lo hizo el 7 de setiembre de 1.909 y, el otro (Cook), cinco días antes, el 2 de setiembre. Sin embargo, para cuando se dieron a conocer estos supuestos descubrimientos, había pasado ya mucho tiempo desde que ambos decían haber llegado a ese lugar mítico. Peary decía haberlo hecho el 6 de abril de ese mismo año y Cook, casi un año antes, el 21 de abril pero de 1.908. La disputa alcanzó tintes épicos.

Tanto uno como otro encontraron apoyos en distintos grupos de presión, en medios de comunicación e, incluso, el debate llegó hasta instancias oficiales. Conforme ha ido pasando el tiempo, no obstante, cada vez parece más improbable que tanto uno coma el otro alcanzaran tan ansiada meta. En el caso de Cook, además, estaba el precedente de que dos años antes también había afirmado ser el primero en subir al monte mas alto de Norteamérica, el Mckinley, y resultó ser falso. En lo que respecta a Peary, parece muy improbable que pudiese recorrer alrededor de setenta kilómetros diarios en la última fase de su expedición y ya sin grupos de apoyo, cuando expedicionarios más expertos y mejor preparados que él, en fechas posteriores, apenas pudieron avanzar unos quince kilómetros al día. Así que el misterio continua y quizá nunca sepamos si uno de ellos o los dos lograron conquistar el Polo.

Fuente: Txema García