Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Kennedy, Edmund (1.818 - 1.848)

Edmund Kennedy. Nacido en Gernsey (Islas del Canal), su padre fue un coronel del Ejército británico. Estudió topografía y pronto se reveló, además, como un joven con un gran talento artístico. En 1.840 Llegó a las costas australianas, a Sydney concretamente, donde se unió a sir Thomas Mitchel, gobernador general del departamento, como asistente. Durante varios años, hasta su muerte, Edmund Kennedy se dedicó a explorar áreas desconocidas de Queensland, abriendo rutas a la posterior penetración de colonos. El fue el que descubrió en 1.847 el río Victoria y las ricas tierras del centro de esta amplia región. En 1.848, Kennedy junto con otros doce hombres, partió de Rockingham Bay para viajar hasta el cabo York. La expedición fue minuciosamente planeada. Junto con veintiocho caballos, llevaba también una recua de alrededor de cien ovejas, un buen cargamento de armas y munición, además de otros suministros alimenticios, aunque tenían previsto ir disponiendo de las ovejas a medida de que avanzaran en el viaje.

Pronto la expedición se encontró con una vegetación muy cerrada y una alta barrera de montañas que les hacia desplazarse muy lentamente y con muchos problemas. Los animales, en lugar de ser una ayuda con la que ir abasteciéndose de comida, comenzaron a ser una pesada carga. Desplazándose hacia la costa, hacia la zona de playas, tampoco avanzaron mucho, puesto que los cocodrilos dieron buena cuenta de una gran parte de los animales que llevaban. De vuelta a la jungla, la marcha se hacía sumamente pesada, de forma que sólo podían avanzar una media de dos kilómetros diarios.

Después de seis meses de lenta y agónica marcha, llegaron a Weymouth Bay. Aquí tuvo que dejar a ocho de sus hombres, que estaban gravemente enfermos. En aquel tiempo ya no disponía de ninguna oveja. Poco a poco, el resto de sus hombres fueron cayendo o abandonando. Al final, decide continuar junto con el aborigen Jacky Jacky. Enfermo, cuando apenas le quedaban veinte kilómetros para llegar a la meta, fue atacado por un grupo de nativos, que le clavaron una lanza y le causaron la muerte. Sólo dos de sus compañeros lograron sobrevivir.

Fuente: Txema García