Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Gagarin, Yuri (1.934-1.968)

Gagarin, Yuri. El 32 de abril de 1.961, la URSS anunciaba que un ciudadano soviético, Yuri Gagarin, había dado una vuelta a la Tierra y regresado sano y salvo a casa. El impacto de la noticia fue tan grande que obligó al presidente norteamericano John Kennedy a organizar un programa de alunizaje a gran escala. La misión de la Vostok-l se convertía así en un triunfo superior al del propio Sputnik-1 y el gobierno soviético encontraba un líder carismático con el que pasear la antorcha del régimen alrededor de todo el mondo. Tanto fue así que incluso se prohibió a Gagarin volver a volar en cápsulas espaciales ante el temor de que un accidente les privara de su figura. Este es, en resumen, el recordatorio de un hecho -una hazaña, mas bien- que supuso el inicio de la exploración en el espacio y una carrera por la hegemonía en este medio por parte de las dos grandes potencias mundiales del momento.

Gagarin, aviador ruso, abrió así las puertas al espacio exterior, al convertirse en el primer ser humano que escapaba a la atmósfera y la gravedad planetarias. Su proeza, que hoy día puede parecer menor cuando se comprueban las avances realizados en este campo, quedará siempre grabada en los anales de la exploración humana en la medida en que significó la determinación del hombre por conquistar y explorar territorios fuera del planeta Tierra. Nacido en Gjatsk, estudiante de Tecnología, en 1.957 logró su titulo de piloto en la Escuela Aeronaval de Oremburgo.

Captado para el programa espacial, el 12 de abril de 1.964 despegó del cosmódromo de Baikonur, para ser el primer humano en experimentar efectos de la aceleración equivalente a cinco veces la fuerza de la gravedad. La aventura concluyó una hora y cuarenta y ocho minutos después cuando Gagarin descendió en paracaídas sobre un verde prado siberiano. El 27 de marzo de 1.968 Gagarin moría corno consecuencia de un vuelo de pruebas en un avión Mig 15 cuando al detectar un fallo permaneció en su asiento a fin de evitar que la aeronave cayese sobre una población.

Fuente: Txema García