Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Colón, Cristóbal (1.451-1.506)

Cristóbal Colón. El viajero más controvertido de todos los tiempos. El hombre que recogió los honores y la fama del descubrimiento de Un continente que, casi con toda seguridad, había sido ya descubierto anteriormente. Así, a los enigmas sobre su nacimiento, su identidad, sobre los primeros años de su vida, sobre sus estudios, su experiencia como navegante y sus planes, se une desde hace tiempo las numerosas teorías que cuestionan la autenticidad de su descubrimiento ya que, según se señala desde muy distintas fuentes, antes habrían llegado hasta el Continente americano los exploradores vikingos e, incluso, los arrantzales vascos. De cualquier modo, el que llegara a ser almirante, virrey y gobernador general de las Islas y Tierra Firme de las Indias descubiertas, se convirtió, con sus cuatro viajes, en e1 personaje que abrió las puertas a la más feroz represión que imaginarse pueda a lo largo de la historia de los pueblos.

Con el paso del tiempo, el hombre y el mito se han mezclado tanto que gran parte de lo que sobre él se conoce no se sabe a ciencia cierta si ocurrió o no. Los calificativos de genio, visionario, místico, avaro, héroe nacional, nefasto administrador, patrón ingenuo, imperialista.., retratan a un personaje de múltiples caras, muchas de las cuales jamás serán realmente desveladas. En cualquier caso, el descubrimiento de América sirvió para dar un giro a la Historia, marcó el inicio de la supremacía que el imperio español lograría en el planeta durante poco más de dos siglos, hasta caer fagocitada por su propia codicia de expansión e incapaz de convertir en desarrollo económico los ingentes recursos de todo tipo robados a los pueblos y nativos americanos.

Junto a ello, otra de las consecuencias graves de aquella madrugada del 12 de octubre de 1.492 fue el inicio de la destrucción sistemática de innumerables culturas y creencias religiosas que fueron exterminadas por la influencia, del español y la religión católica, con la colaboración imprescindible del recurso a las armas-

Fuente: Txema García