Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Barentsz, Willem (1.550 - 1.597)

Willem Barentsz. El nombre de este navegante que puso nombre al marque se sitúa en el océano Ártico, entre la Tierra Nueva y las islas de Svalbard, ha capturado par siglos la imaginación de las niños y adultos del que fuera su país de origen, Holanda. Las historias que se cuentan de él y su embarcación en medio de campos de icebergs, las terribles jornadas que hubo de soportar durante los largos meses de invierno en Nueva Zembla, sus batallas contra el hambre y la enfermedad y su imposible viaje de vuelta a casa a Terschelling (islas Frisias) desde los mares del Ártico, forman parte ya del inconsciente colectivo de este pueblo que reconoce en él a uno de sus más destacados exploradores. Nacido en 1.550, Willem Barentsz trabajó como capitán de navío en e1 Mediterráneo hasta 1.590 en que decide tomar parte en algunas expediciones para explorar en los mares del norte.

Ya en la primera expedición, que parte de la isla de Texel el día 5 de junio de 1.594, Barentsz tendrá oportunidad de conocer lo que les espera a todos aquellos que se atrevan a desafiar las duras condiciones en que se desenvuelve la vida en los mares del norte. Un año después, una segunda expedición vuelve a conocer el infortunio (varios de sus hambres mueren incluso) y no tienen más remedio que poner rumbo a puerto en un viaje lleno de dificultades. Pocos meses mas tarde, la ciudad de Amsterdam decide correr con los gastas de un tercer viaje. Alcanzan la isla de Spitsbergen (actualmente territorio noruego) y, a partir de aquí, Barentsz decide continuar hacia el este, mientras otra embarcación - al mando de Rijp - se dirige al norte. Muy pronto aparecen los temidos icebergs a la deriva. Logran alcanzar la isla de Nueva Zembla, sobre la costa rusa.

En medio de unas condiciones climatológicas espantosas, Barentsz se ve obligado a desguazar el barco y a construir con él un refugio que les ayude a pasar el largo invierno. El frío, las ventiscas, las enfermedades, la desnutrición… fueron diezmando a su tripulación. Este seria su ultimo viaje. Todavía hay día algunas expediciones científicas continúan buscando su tumba.

Fuente: Txema García