Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Berthelot, Sabino (Marsella 1794-S.C.Tenerife 1880)

Sabino Berthelot. Durante su juventud se enroló en navíos de la marina francesa y en mercantes que hacían la ruta de las Antillas. A principios de la tercera década del siglo XIX llegó a Tenerife, en donde residió durante unos diez años. En La Orotava fundó un Liceo, en colaboración con su amigo Alexandre Auber, y allí trabajó como docente. Se encargó también del Jardín Botánico del Puerto de la Cruz, interesándose en la flora insular. De esos años son ya varias publicaciones suyas sobre aspectos de la historia natural de las islas. Así, cuando el botánico inglés P.B.Webb llegó al Archipiélago ya en la mente de Berthelot se divisaba el proyecto de elaborar una historia natural de las Canarias. Durante un tiempo Webb y Berthelot exploraron las islas, verificando observaciones y tomando infinidad de datos para esta magna empresa. Después se trasladaron a París en donde trabajaron durante años en la elaboración de un la Histoire Naturelle del Iles Canaries, con la colaboración de un grupo importante de naturalistas franceses.

Esta es la obra más importante del género que se ha publicado sobre el Archipiélago Canario. Webb y Berthelot, que mantuvieron una estrecha cooperación, terminaron distanciados y las relaciones entre ellos se agriaron hasta la ruptura total. La aportación de Sabino Berthelot la Historia Natural de las Islas Canarias -su trabajo más importante- y por las Misceláneas Canarias, conjunto de descripciones, noticias, episodios y observaciones sobre las islas. Ambos trabajos integraron el tomo primero de la obra. En la Etnografía Berthelot ofreció un catálogo completo de las costumbres, organización social y política, religión, cultura material, lenguaje y tradiciones históricas de los aborígenes canarios, valiéndose de las noticias recogidas por los primeros cronistas y por los historiadores clásicos de Canarias, y fundamentándose en las señales manifestadas por las fuentes arqueológicas.

Esta fue la primera contribución importante a la prehistoria canaria. En ella se establecen varias conclusiones generales que han permanecido vigentes en el campo de la antropología física referida a las antiguas poblaciones insulares. La Etnografía sería completada cuarenta años más tarde por las Antigüedades Canarias, una de las últimas obras de Berthelot.En los años de su estancia en la capital francesa tuvo oportunidad tuvo oportunidad de relacionarse con relevantes científicos. Allí desempeñó durante cuatro años el puesto de secretario de la Sociedad de Etnología y participó activamente en eventos como el Congreso Científico de Francia de 1846. Regreso como cónsul de Francia (1847):

Enamorado de las Islas Canarias, Sabino Berthelot contempló la realización de volver al Archipiélago cuando en 1847 el Gobierno francés le nombró cónsul en Santa Cruz de Tenerife. Incorporado a esta misión formó parte de la sociedad tinerfeña como un canario más, interesándose y participando en cuestiones como la libertad de comercio o la defensa de la naturaleza insular, tal como en e su primera estancia se había preocupado en la propagación del cultivo y explotación de la cochinilla. Otros temas atrajeron también el interés y la laboriosidad del naturalista: la ornitología y los estudios sobre las pesquerías. Por otro lado, el Gobierno francés le había encargado en 1843 un estudio sobre la pesca en las aguas mediterráneas de Francia y España, fruto del cual fue un libro sobre el tema; por el otro, su afición por la ornitología le llevó a realizar un estudio sobre aves y especies marinas migratorias y a publicar un libro de divulgación titulado Mis pájaros cantores.

Asimismo, numerosos artículos de Sabino Berthelot sobre temas de botánica, geografía y etnografía fueron publicados en diferentes boletines científicos. Entre ellos debemos destacar aquí la Noticia sobre los caracteres jeroglífcos grabados en las rocas volcánicas de las Islas Canarias, que fue el primer estudio realizado sobre los petroglifos e inscripciones aborígenes del Archipiélago Canario. La obra de Berthelot fue, en conjunto, el trabajo de un naturalista que, además, se convirtió en prehistoriador, campo en el que ofreció sus más valiosas aportaciones. Con él se inició hace siglo y medio la antropología prehistórica de las Islas Canarias. Sólo esto último bastaría para calibrar la importancia de la tarea llevada a cabo por este estudioso francés afincado y compenetrado con Canarias, hijo adoptivo de Santa Cruz de Tenerife -como oficialmente fue nombrado- y realmente de todo el archipiélago. (Agustín Millares Torres).

Descripción de la subida al Teide: Al llegar a la cima del Teide cesa la fatiga en presencia del admirable espectáculo que se desarrolla bajo nuestros ojos. ¿Cómo describir esta sorpresa acompañada de éxtasis, esta atención seguida de vértigo que allí se experimenta? Acabamos de alcanzar uno de los puntos culminantes de nuestro hemisferio, y desde él saludamos los primeros el nuevo día, pues según M.Humbodlt los rayos del sol llegan a la cúspide del Pico unos doce minutos antes que a la llanura. Sumíanse nuestras miradas sobre el vasto océano desde una colosal altura.

Hacia el Oriente percibíamos la isla de Lanzarote al extremo del horizonte; luego Fuerteventura que se alargaba hacia la Gran Canaria; en el Occidente la sombra del Teide extendíase sobre la Gomera en forma de triángulo; y un poco más lejos las islas de la Palma y el Hierro mostrábannos sus escarpadas cumbres. De modo que, todo el archipiélago canario estaba allí reunido como sobre un plano de relieve, y bajo nuestros pies Tenerife, con sus grupos de montañas y sus profundos valles. ¡Qué admirable panorama! Histoire Naturelle des Iles Canaries, París 1839. Fuente: http://mgar.net/docs/viera.htm

Fuente: Txema García