Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Amundsen, Roald (1.872 - 1.928)

Roald Amundsen. Uno de los más importantes hombres en la historia de la expediciones polares y en la conquista de los hielos. Fue el primero que consiguió alcanzar el 14 de diciembre de 1.911 el Polo Sur y el primero en volar sobre el Polo Norte en un dirigible. Nacido en Borge (Noruega), ya desde muy pequeño mostró una gran inclinación hacia las historias y aventuras que otros exploradores habían protagonizado anteriormente. Incluso, se dice, que para endurecerse, dormía con las ventanas abiertas en pleno invierno. Comenzó a estudiar medicina par complacer a su madre pero pronto abandonó los estudios para dedicarse a navegar. A los veinticinco años ya comandó como primer oficial una expedición a la Antártida. Sin embargo, su primer objetivo estaba centrado en alcanzar el Polo Norte, logro que tuvo que abandonar una vez que se le anticipó el norteamericano Peary.

Comienza entonces una encarnizada pugna por ver quien alcanzaba antes el Polo Sur con el británico Robert Falcon Scott, que moriría con toda su gente en el viaje de regreso y al que se adelantaría en treinta y cinco días en conseguir esta proeza. Ambas expediciones estuvieron además envueltas en una dura batalla dialéctica en torno a la ética de utilizar perros en la travesía, algo que los británicos, en general, rechazaban, aunque utilizaron ponis siberianos y movilizaron una enorme infraestructura, incluidas orugas mecánicas. En el verano de 1.918 partió de nuevo hacia el Ártico con el propósito de navegar cruzando el Polo Norte buscando una vía entre Asia y Norteamérica, pero falló a causa de que el buque fue incapaz de penetrar en la masa helada. Dos años después, sin embargo, consigue conectar el Atlántico con el Pacífico a lo larga del paso del noreste por las costas de Siberia. A finales de 1.926 logra volar y atravesar junto con Umberto Nobile el Polo Norte en el dirigible Norge. Dos años más tarde muere cuando iba a rescatar a su amigo Nobile que había caído en el Ártico. Nunca se encontró su cuerpo.

Fuente: Txema García