Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Ho, Cheng (1371-1435)

Un eunuco musulmán, Cheng Ho a las ordenes del emperador chino Yung-lo, encabezo una serie de expediciones al sur y al este del océano Indico. Su primera expedición zarpó en 1405, con 27.000 hombres y 300 barcos, y forzó a los potentados de las islas de Indonesia a aceptar la hegemonía china. En un segundo viaje, en 1409, Cheng Ho visitó la India y Ceilán. Cuando los cingaleses atacaron sus barcos, los venció y se llevo a su gobernante prisionero a China. En viajes sucesivos (siete en total), avanzó más al oeste, llegando al mar Rojo y visitando La Meca y Egipto. Los sucesores del emperador Yung-lo decidieron que China no necesitaba aventurarse lejos de sus fronteras, para visitar a bárbaros inferiores. China era un mundo en si mismo y a los chinos ya les bastaba.

Con 19 años entró al servicio del príncipe de Yan, cuarto hijo del emperador, y fue instruido en las artes de la guerra, literatura, cultura china y las enseñanzas de Confucio. Así se convirtió en un joven oficial distinguido e influyente de la total confianza del príncipe. En 1.400 éste se levantó contra su sobrino el emperador Chien Wen, y dos años después subió al trono con el nombre de Yung Lo. El nuevo emperador, protector de Ma Ho, quiso extender el prestigio de China y seguir una tradición de trescientos años de expediciones para expandir su nombre, establecer lazos comerciales y proveerse de especias, plantas aromáticas y materiales industriales. También construyó el Gran Canal y el complejo palaciego de Pekín. Corrían rumores de que el sobrino derrocado había huido, por lo que el emperador envió al eunuco a buscarle y, de paso, a demostrar su poder ante generales y familiares que sabían que era un usurpador. Yung Lo concedió a Ma Ho el sobrenombre de Cheng, un instrumento musical que decían que imita el canto del ave fénix. (María José Casado)

Cheng Ho emprendió en 1.405 su primer viaje con una inmensa flota y puso rumbo a Vietnam, Siam, Java y Sumatra. Aquí le atacó el famoso pirata Ch´en Tsu Yi, que había tomado el puerto de Palembang, pero le hizo prisionero y fue ejecutado en Nanking. En las siguientes expediciones, Cheng Ho tuvo algunos enfrentamientos con reyes del sur de Asia, en los que siempre resultaba vencedor. Derrotó al rey Alagonakkara de Ceilán, que demostró su hostilidad, y más tarde al rey de Ceilán, que le capturó y pretendía un rescate monumental. El almirante, además de librarse de él, le llevó a Nanking, donde fue tratado con cortesía y disuadido de que dejara el trono a un pariente.

Más tarde llegó a Ormuz, recorrió Arabia, el Golfo de Adén; visitó La Meca, y bajó casi hasta Mozambique. De regreso a Nanking, le acompañaban emisarios de más de 30 países que llevaban tributos al emperador. De la quinta expedición, que tuvo como pretexto devolver a sus países a estos embajadores y alcanzó Somalia y Zanzíbar, Cheng Ho se llevó unas jirafas para el zoo imperial que causaron sensación. Tras el sexto viaje, murió el emperador Yung Lo (1.424) y Cheng Ho quedó al mando de la guarnición de Nanking, pues su sucesor en el trono consideró anticonfuciana y derrochadora aquella política expansionista. (María José Casado).
Fuente: http://www.mgar.net/var/explasia.htm

Fuente: Txema García