Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Valdivia, Pedro de (1502-1554)

Pedro de Valdivia. Conquistador extremeño. Soldado desde su juventud, hizo sus primeras armas en la lucha contra el rey de Francia. Combatió en Flandes y pasó a Italia bajo el mando del Marqués de Pescara, a cuyas órdenes participa en la batalla de Pavía, que puso fin a la guerra entre el emperador y Francisco I. Su amigo Jerónimo de Alderete, le persuadió a unirse a la expedición que se preparaba hacia las Indias. Al estallar la rebelión del Inca Manco en el Perú, los hermanos Pizarro, sitiados en el Cuzco, piden refuerzos, y entre los primeros en acudir está Pedro de Valdivia. En esta ocasión obtuvo su primer triunfo en tierras peruanas. El Marqués de Pizarro y sus hermanos le colman de honores y se convierte en un gran personaje, rico hacendado, encomendero del Valle de la Canela y minero. Pero su sed de aventuras le lleva a intentar la empresa en que fracasara Almagro, la conquista de Chile.

Comenzó la penetración a través de un desierto, hasta llegar a los fértiles terrenos del Valle de Copliapó, de que tomó posesión en nombre del rey de España dándoles el nombre de Nueva Extremadura. En 1540, después de atravesar el valle del Aconcagua, en luchas incesantes con los indios, los españoles llegan al valle de Mapocho y en él fundan la primera ciudad chilena, Santiago. A la muerte de Pizarro Chile es ya una gobernación separada del Perú. Valdivia comenzó a organizar la colonia, que tuvo que luchar incesantemente con los indios, que atacaron Santiago en masa. A su regreso, Valdivia encuentra la ciudad casi destruida. Sin embargo, con sus grandes dotes de administración, reorganizó la vida de la colonia y mantuvo su espíritu durante los difíciles años que siguieron.

Al estallar la sublevación de Gonzalo Pizarro, Valdivia vuelve al Perú y se pone a las órdenes del gobernador Pedro de La Gasca. Fue nombrado jefe del ejército que organizó y dirigió con tal acierto que en menos de dos meses puso fin a la lucha, tras vencer al temido capitán Francisco de Carvajal, llamado el "demonio de los Andes". La Gasca le confirmó como gobernador de Chile. Vuelto a Chile en 1549, prosigue su obra de colonización, y funda las ciudades de Concepción (1550), Imperial (1551). Valdivia (1552) y Villarica (1552).

Los araucanos, mientras tanto, prepararon una sublevación. Esto llegó a oídos de Valdivia, que ordenó la construcción de fuertes en Purén, Tucapal y Arauco, en el segundo de los cuales cayó en poder del indio Lautaro, cuyas tropas le dieron cruel muerte tras martirizarle durante tres días. Su obra había echado hondas raíces en Chile, siendo continuada por sus sucesores. Por su tarea civilizadora, su amplia visión política y su amor a la tierra conquistada, visible en las cartas que envió al rey, Valdivia abrió allí un horizonte histórico. Puede considerársele como el fundador de la nacionalidad chilena.

Fuente: Txema García