Magallanes

Biografía de los grandes exploradores de la historia

Speke, John Hanning (1.827 - 1.864)

John Hanning Speke. Explorador inglés que fue el primer occidental en alcanzar el Lago Victoria y que correctamente identificó como una de las fuentes del Nilo. Comisionado por la Armada británica en la India, sirvió en el Punjab y viajó a los Himalayas y al Tíbet. En abril de 1.855, como miembro de la expedición de Richard Burton, intentó explorar la actual Somalia y fue gravemente herido en un ataque de los nativos que hicieron fracasar el proyecto. Un año después, vuelve a unirse a Burton con destino a la isla de Zanzíbar. Entre sus ideas estaba entrar en el continente y buscar un gran lago que partiendo del corazón de África era el origen del Nilo. Después de explorar la costa este africana durante seis meses, por fin se convierten en los primeros europeos en llegar al lago Tanganika. En el viaje de regreso, se separan, y Speke, dirigiéndose hacia el norte, consigue alcanzar el Lago Victoria.

Las conclusiones de Speke acerca del origen de las fuentes del Nilo son rechazadas por Richard Burton, pero la Royal Geographical Society, responsable de la expedición, confirma la proeza de su antiguo compañero, en medio de fuertes debates y discusiones que enfrentan al mundo científico y viajero de la época. En julio de 1.862, Speke consigue llegar justo hasta el lugar donde el Nilo deja el lago Victoria y lo denomina Cataratas Ripon. En febrero de 1.863 alcanza Gondokoro en el sur del Sudán, donde se encuentra con los exploradores Samuel Baker y la que después se convertiría en su esposa, Florence von Sass.

Con la información que les facilita Speke y Crant (que le acompaña también en este viaje) Baker y von Sass localizarán más tarde otra de las fuentes del Nilo, el lago Alberto. Al mismo tiempo, la discusión con Burton llega a su máxima expresión cuando el día que ha debatir públicamente can él acerca de sus teorías, John Hanning Speke aparece muerto con un disparo de su propia escopeta, en lo que se interpretó en la apoca más como un suicidio que como un accidente.

Fuente: Txema García